Entrenados en la fe4 min de lectura

La fe no es ciega, ha puesto sus ojos en Cristo.

(porque por fe andamos, no por vista). 2 Corintios 5:7

La fe es como un músculo, cuanto más se entrena, más se fortalece. La fe se retroalimenta, cuando damos un paso en fe y vemos que Dios respondió a esa actitud, entonces nos atrevemos a dar el siguiente y cuando menos lo esperamos ya estamos corriendo.

Hermanos, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, como es justo, porque su fe se acrecienta cada vez más, y en cada uno de ustedes sigue abundando el amor hacia los otros. 2 Tesalonisenses 1.3 (NVI )

La fe no nace gigante, va creciendo. Puede que en un inicio sea sólo un tímido intento, pero cuando se persevera en la obediencia a esa fe, en obrar de acuerdo a la fe, entonces ella se va fortaleciendo. La fe débil es consecuencia de inconstancia y desobediencia.

Pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Santiago 1:3  NVI

Un ejemplo básico: una persona que acaba de entender que cuando damos se nos da, en obediencia comenzará a dar, tal vez lo haga de manera ajustada a su fe las primeras veces, pero al comenzar a vivir en la abundancia del Espíritu (no hablamos sólo de lo material), su fe crecerá hasta que sea capaz de desprenderse de todo, porque lo natural comenzará a tener el valor nulo que tiene si lo comparamos a la vida del Espíritu, donde toda nuestra riqueza está en Él.
La fe nos impulsa a hacer cosas que, de otro modo, no nos atreveríamos a hacer, porque es contraria al temor. La fe mira los negocios del Padre y se lanza, el temor mira su propia humanidad y desobedece al llamado.

—¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible. Marcos 8:23 NVI 

La fe nos fortalece, podemos entender y vivir sabiendo que tenemos un Padre Todopoderoso, para el que no hay nada difícil o imposible. Tenemos innumerables ejemplos de esto en la Escritura: Él creó todo de la nada, humilló a los poderosos y exaltó a los humildes, controló siempre la naturaleza, hizo triunfar ejércitos sin que entraran en batalla, hizo florecer el desierto; siendo hombre sanó, alimentó, liberó, perdonó lo imperdonable, abrazó al leproso, resucitó…(si a esta altura del relato no estás con las manos en alto adorando su grandeza, te invito a que lo hagas, ese es TU PAPÁ)

Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Hebreos 11:11 NVI 

Conocer de la fidelidad de Dios, fortaleció a Abraham para creer.
De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe.» Romanos 1:17 NVI 
Ninguna persona que tenga sus piernas sanas preferiría arrastrarse a caminar. Quien tiene su fe puesta en el Padre y aprende a caminar confiando en Él en todo y para todo, ya no quiere arrastrarse en su humanismo, sabe que puede sostenerse en el Inamovible.

El termómetro de la fe

«Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.» Santiago 2.18

Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. Santiago 2:17 NVI 

La verdadera fe siempre es acompañada de obras, me senté en esta silla porque creí que me sostendría: creí y obré de acuerdo a la creencia. Si creo, entonces tengo paz, no hay ansiedad. Si creo me atrevo, no hay espacio para el temor. Si creo, obedezco. Él preparó obras para que anduviéramos en ellas, para cada una es necesaria la fe, las ejecutamos con los ojos puestos en Jesús, el autor y consumador de la fe.

Sugerencia.

Esta semana toma tiempo a solas y pídele a Papá que te muestre dónde tu fe necesita ser fortalecida, qué cosas debes hacer para fortalecerla, qué otras debes evitar. Obra en obediencia.

¡Ejercítate en la fe!

12 comentarios en “Entrenados en la fe<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">4</span> min de lectura</span>”

  1. Así es, muy bueno.
    La fe es la mejor aventura, que te lleva a enamorarte del proceso, vivir sin miedos, ni ansiedades.
    Y como todo lo de nuestro Padre la fe, también es infinita y siempre tenemos que ir haciendola crecer en todas nuestras áreas.
    Gracias Equipo TTL.
    Una gran bendición poder leer.

  2. Dios nos revela cosas muy poderosas ! Gracias por compartir esto , sin duda la Fe es un regalo de él para que sepamos administrarlo y crezcamos en él y para el ??? Dios bendiga su ministerio ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *