La libertad de los hijos. Trabajo9 min de lectura

“Hermanos, han sido llamados a disfrutar de libertad.” Gal 5.13 (BLPH) 

El trabajo no es una maldición como algunos pretenden, el hombre en perfecta comunión con su Creador, en el huerto del Edén, trabajaba.

“Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” Génesis 2:15

Entonces vayamos estableciendo verdades que nos guíen:

EL TRABAJO ES UNA BENDICIÓN

El hombre ha sido diseñado para trabajar, el cansancio físico es bueno para el hombre integral. En el huerto estaba implícito que el trabajo daría fruto que retribuyera el esfuerzo y eso traería satisfacción al hombre. El hombre en pecado fue sujeto a la maldición de que la tierra se iba a resistir en darle la respuesta que buscaba ya que la misma tierra fue maldita por su causa. Entonces el hombre comenzó a experimentar la frustración de trabajar duramente sin recompensa, empezó a ver el trabajo como una maldición por causa de no ver todo el fruto que quisiera cosechar. Por otro lado, en el huerto, la intervención divina hacía que todo fuera propicio, lo que el hombre hacía prosperaba sin ningún impedimento pero fuera de él el hombre comenzó a confiar en sus propias fuerzas, ya no veía tan evidentemente los beneficios del Padre. Poco a poco comenzó a sentirse responsable de la provisión, enorgullecerse si lo lograba y deprimirse si no lo lograba. Se fue “independizando” de Dios.
Lo dicho anteriormente hizo que el hombre tuviera la relación que tiene hoy con el trabajo, porque cree que su sustento proviene de allí. Queremos seguir estableciendo verdades que nos ayuden a tener libertad en cuanto a lo laboral.

LA PEREZA ES ENEMIGA DEL HOMBRE

El sueño de mucha gente es obtener tanto dinero como sea posible y luego dedicarse a descansar y pasar tiempo de ocio. Normalmente se ve con ojos de envidia a quien tiene esa clase de vida. El hombre pleno es fructífero, como el del Salmo 1:

“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas. Que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae. Y todo lo que hace, prosperará.” Salmo 1:3

El deseo del Padre es que sus hijos sean de bendición todo su tiempo aquí en la tierra, es por eso que este árbol da su fruto “a su tiempo”. Cada tiempo tiene un fruto específico. No hay infructuosidad en los hijos de Dios.

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” Juan 5:17

Si en la cruz fue consumada la salvación del hombre, ¿Por qué Jesús dice que trabaja? Él sigue siendo pastor, abogado, intercesor, continúa  trabajando, pero su trabajo es por causa de otros, no por su necesidad. Es trabajo de servicio.

“El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. “Efesios 4:28

Pablo no nos dice que trabajemos para sostenernos o para proveer para nosotros mismos, aunque él mismo lo hacía cuando tenía que ministrar en una zona donde la iglesia no pudiera sostenerle. El apóstol sitúa el trabajo en el lugar correcto, es para tener para dar. ¿Por qué ve de esa forma el trabajo? Porque de mi sustento se encarga el Padre, yo me encargo de los suyos.

Resaltemos dos verdades importantes

MI TRABAJO NO ES PARA SOSTENERME A MÍ MISMO

MI PROVISIÓN VIENE DEL PADRE, INDEPENDIENTEMENTE DE MI
TRABAJO

Ante estas dos verdades se disipa toda idea de ocio porque siempre habrá cosas para hacer por otros, gente de la que ocuparnos, de una u  otra manera. Por otro lado, si vivo esto, me quita el estrés en cuanto al trabajo, ya que sé que mi provisión está en manos del Padre y no de los caprichos de la economía. Todo lo que Cristo hace está fuera de sí mismo, lo hace por nosotros, de esa misma manera debemos ser imitadores, quitarnos del centro de las cosas ya que no las hacemos por nosotros mismos. Los hijos tenemos la certeza de que Él nos bendice y provee todo lo necesario.

“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Filipenses 4:19

Entonces si hay algo que no tengo, lo más probable es que no me haga falta, no que no sea prosperado y provisto. Hay mucho engaño en esto, haciendo parecer que hay cosas imprescindibles, lo que nos hace esforzarnos en alcanzarlas, pero cuando las alcanzamos surgen otras y seguimos esa carrera de locura, es como el caballo que lleva colgada la zanahoria delate de su cabeza y aunque camina y camina nunca la alcanza, pero puede caer muerto de cansancio en el camino.

NO HAY DIVISIÓN ENTRE TRABAJO “SECULAR” Y TRABAJO“ESPIRITUAL”

Una hermana en Cristo que era enfermera pasó toda su vida suspirando, esperando el momento de su retiro para poder “servir al Señor”, ella creía que sólo lo podía hacer dentro de las cuatro paredes de un edificio, desafortunadamente nunca vio la gran cantidad de ovejitas que el Padre le había puesto a pastorear. Sigamos con el ejemplo de Pablo:

“y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntospues el oficio de ellos era hacer tiendas.” Hechos 18:3

“Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo.” Hechos 18:5

Cuando leemos estos dos versículos parece ser contradictorio, si trabajaba haciendo carpas ¿Cómo se entregaba por entero a la predicación? Vemos con claridad que su ocupación laboral no era impedimento para desarrollar aquello que ardía dentro de él. La palabra, que en el original griego, se traduce en la frase «entregado por entero» significa algo así como «mantenerse dentro». Pablo trabajaba haciendo carpas porque los hermanos de la zona no podían mantenerlo pero se mantenía dentro de su llamado y su dedicación era la predicación. Podemos imaginarlo hablando de Cristo con la gente mientras cosía, meditando en la Palabra u orando mientras curtía una piel, siempre se mantenía dentro de lo que había sido llamado, estaba dedicado por completo a ello. Cuando Cristo habita en nosotros todo lugar y ocupación son un altar de adoración y un púlpito de proclamación. No importa el ruido externo cuando tu alma está acallada, Daniel pudo trabajar en medio de la pagana Babilonia sin perder su unción y comunión, José demostró a Dios en medio de una cárcel, los discípulos pescadores vieron milagros maravillosos mientras echaban las redes.

TRABAJAR ES PARTE DE LA CULTURA DEL REINO

Volvemos a citar:
“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.”
Juan 5:17
Si el Padre y el Hijos trabajan, si el Espíritu está activo hasta hoy, entonces nosotros no podemos ser menos, la laboriosidad nos debe caracterizar, pero un trabajar sin cadenas, sino por amor, no es la ley la
que nos lleva a servir sino el compartir lo que Él siente. Tenemos que volver a desarrollar cultura de trabajo, pero en libertad. Volviendo al ejemplo de Pablo, él era un rabino, había estudiado en Jerusalén, siendo parte de la élite intelectual, sin embargo tenía un oficio. Un dicho rabínico decía: «Ama el trabajo, el que no le enseña un oficio a su hijo le hace un ladrón», él había aprendido a hacer tiendas. Seamos proactivos, perfeccionemos lo que sabemos hacer, crezcamos en capacidades para ser excelentes, no tenemos que ser los mejores pero sí dar lo mejor que tenemos.
Por otro lado inculquemos cultura de trabajo a nuestros hijos, que aprendan y valoren de verdad que “mayor es el que sirve”, que se sientan bendecidos por servir. Cuando un niño ve a sus padres trabajar y servir con genuino gozo y amor hará lo mismo.

Autotest exploratorio

a-      ¿Consideras tu trabajo actual como parte de tu llamado?

b-      ¿Te manifiestas con libertad como hijo de Dios es tu lugar de trabajo?

c-       ¿Tu trabajo te acerca a Dios? En caso negativo ¿Es por causa del trabajo o de tu reacción al mismo?

d-      ¿Consideras que tu provisión viene de tu trabajo?

e-      ¿Tienes tiempo para tu familia?

f-       ¿Tienes tiempo para Dios?

g-      ¿Lo que haces es en justicia, te trae paz y te da gozo?

Por favor, toma tiempo para

1- Dar gracias por tu trabajo si lo tienes y si no lo tienes, como si lo tuvieras (llama las cosas que no son como si fueran).
2- Consagra tu trabajo al Padre, ofrécelo en el altar y pídele a través de esa ocupación puedas bendecir a muchos. (No subestimes lo que haces, una vara en las manos del Padre abrió un mar, tu trabajo en Sus manos puede hacer maravillas. José fue de bendición sirviendo o administrando y David bendijo generaciones a solas en un campo, cuidando ganado).
3- Pídele al Padre que te muestre si hay ideas equivocadas en tu mente con respecto al trabajo, déjale que te hable, dispón tu corazón a cambiar tu mentalidad.
4- Renuncia a toda idea de ocio. El descanso no tiene que ver con el ocio, es espiritual, no se descansa adecuadamente si no estamos descansando EN Cristo.
5- Pregúntale al Padre si hay alguien a quién bendecir hoy con tus bienes materiales.

6- Si tienes hijos reflexiona si los está educando en una cultura de trabajo por amor.
7- Ora pidiendo al Padre que te ayude a reconciliar lo que haces con tu llamado.
8- Pide perdón si has estado viviendo como si tu sustento dependiera de tu trabajo.
9- Comprométete a trabajar con excelencia y esfuerzo pero sabiendo que es en el Padre donde están todos tus recursos.

NOTA: los latinos vivimos una cultura bastante machista, el hombre pone sobre sus hombros toda la responsabilidad de la provisión y puede llegar a haber problemas si la esposa tiene un ingreso mayor, es
importante que podamos vivir en la realidad de que, si somos uno, como decimos, no importa a nombre de quién llega el dinero al hogar, es de ese UNO que forman el esposo y la esposa, no permitas que estereotipos culturales mundanos roben la paz del hogar. Por otro lado, si eres mujer recuerda que tu proveedor no es tu esposo, es el Padre, no pongas sobre tu esposo exigencias, díselas al Padre, espera y confía, dialoga con tu esposo pero cuídate de no presionarlo, una buena compañera comparte la carga no suma peso a ella.

 

21 comentarios en “La libertad de los hijos. Trabajo<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">9</span> min de lectura</span>”

    1. Amado Javier, deberías llevar tus preguntas al Padre y pedir consejo a hermanos maduros que conozcan mejor la situación. Un abrazo! Estamos a tu disposición!
      TTL

  1. Ninel José González

    Que bendicion de palabra!!! Si me pueden decir a que iglesia pueda ir que sirva a Jesus y donde reposa este ministerio. Soy de Venezuela, y siento de ir a Argentina, específicamente a Cordoba. No se cual es el plan del Padre, porque la lógica es que vaya a Buenos Aires por mi profesión en seguridad informática, pero eso no me importa solo quiero servir al Padre y ser mas amigo de Jesus. Saludos.

  2. Hermanos, amados en el amor de Cristo. Los saludo, agradeciendo al Padre por este tiempo dedicado, el de ustedes, en exhortar La Palabra, para que muchos como yo podamos entenderla.
    A traves de este apartado pude reconocer actitudes positivas y negativas que habian en mi con respecto al trabajo. Gracias a la misericordia de Dios hace un tiempo vengo corrigiendo actitudes con respecto al trabajo secular, si bien reconocía a Dios como proveedor de mi trabajo y le pedía que al tratar con las personas pueda reflejarlo a Él; he dejado mucho tiempo, y hasta el día de hoy que en mi vida gane la pereza en muchos ámbitos, pero se que es por el inmenso amor de Dios que tiene para con mi vida, que hoy pude leer Su Palabra junto a ustedes, y entender que el trabajar no es para sostenerme a mi, sino que es servir a los demás.

    ¡Bendigo sus vidas hermanos!

  3. Fernando Alonso Loya beltran

    Palabra de gran bendición para mi vida , pues conforme pasa el tiempo me preguntaba si podía trabajar en forma secular como abogado y a la vez tener tiempo suficiente y de calidad para Dios .

  4. A partir de este momento me enamoro de esta palabra, de esta bendición. Gracias por ella. Asumo y reconozco que debo cambiar mi estilo y y forma de ver estas cosas. y como dice la palabra de nuestro Señor,» entre cielo y tierra no hay nada oculto», si escuche estas palabras y versículos anteriormente, pero fui ignorante a su verdadera esencia y propósito. nuevamente muchísimas gracias. Que mi Señor Jesucristo les Bendiga.

  5. Muchas gracias por esta serie de enseñanzas sobre la libertad de los hijos de Dios en los diferentes aspectos de nuestra vida, desde hace poco visito el lugar y me ha Sido de bendición. Dios le bendiga.

  6. Muchas gracias por publicar este blog. Es un excelente recordatorio de que mi provisión viene de Dios y todo lo que yo hago debe de ser para servir a Díos y a los de más. Si habla inglés puede buscar el podcast «Created to work» por Joshua Ballantine para entrevistas sobre está misma tema.

  7. Soy medico, el mejor momento en mi vida fue cuando me gradúe porque dejaría de ocupar tantas horas en estudiar y hacer guardias para poder dedicárselas al Señor, porque siempre me pregunte porque Dios me permitió estudiarla si me quitaba tiempo que podía pasar con el, soñaba con trasnocharme para el y no por estudiar, me gradúe y comencé a trabajar porque debía mantenerme ahora que vivo sola, todo iba bien hasta que comence a ver mi trabajo como veía mi carrera estando estudiando, me moleste mucho con mi trabajo y comencé a tener tristeza y mala actitud en mi corazón, este post me ha ayudado tanto, wow, doy gracias como Dios pudo hablarme otra vez a través del ministerio toma tu lugar, les amo, muchísimas gracias por dejarse guiar por el Espíritu y ayudar a muchos entre ellos yo. Desde Venezuela mil bendiciones.

  8. Gracias porque confirma lo que siempre el se?or puso en mi corazón que lo que Dios me dio servirá de. Medición para muchos solo le pido que me de la sabiduría para administrar sus bienes que el me dio en esta tierra ?. Saludos hermanos los amo en el amor ?? de Cristo.

  9. José Miguel Campos

    Guao, esto impacto mi vida de manera tremenda. Soy de Venezuela y me vine al Ecuador a trabajar, porque sentía que en Venezuela no prosperaba, soy un jovén de 24 años. Quiero poner todo mi trabajo en el servicio de los demás y no solo eso, sino entender para ver la gloria de Dios en la provisión. Le doy gracias a Dios por la vida de personas como ustedes que se dejan usar por el Espiritú siempre para transformar la visión de las generaciones y llevarlas al diseño original de Dios. Dios les bendiga y el trabajo de sus manos siga siendo prosperado en el nombre de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *