11 comentarios en “Sólo tú me haces vivir confiada<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">1</span> min de lectura</span>”

  1. Gloria a Dios! Muchas veces quise entender esto del Temor de Dios llevado a la practica más en una situación de Seguridad. Hace tiempo atrás caminaba con mucha desconfianza por las calles con el miedo a que me roben, si veía una persona sospechosa me cruzaba de vereda o daba vuelta manzana. Suena loco!
    Este ultimo antes de salir y abrir la puerta hago una oración y salgo confiado en que nada pasará.Entregue mis miedos al Señor. El me esta cuidando, lo sigo viviendo.
    Ahora caminaré con el Temor al Señor y se que el me guardará! De el viene mi Seguridad. Este video me edifico demasiado. Paz!

  2. Amén, que buen testimonio, esto marca la mujer virtuosa que eres y nos enseñas a muchas mujeres a poner nuestra confianza plenamente en Dios y nuestro hogar en las mejores manos. Si hubieras ido donde los vecinos me imagino que también se ve cuanto Dios los cuida. Pero decidir que tu protección no viniera de hombres si no de Dios es PODEROSO PORQUE LA GLORIA SE LA LLEVA SOLAMENTE NUESTRO SEÑOR… que bueno es siempre preguntarle a Dios cual es su voluntad, escucharla y hacerla, hasta los vecinos terminaron reconociendo que Dios los guardo. Hace unos años viví una situación parecida con mi familia y aprendí que muchos huyen y corren cuando todo esta mal, pero los hijos de Dios el nos envía a confrontar los miedos o circunstancias y ahí es donde el se glorifica grandemente y toda la gloria se la lleva El y hace que los demás reconozcan al Dios que servimos. La Paz de Dios!

  3. Que edificante testimonio, ese es nuestro Poderoso Dios, que bendición es tener el oido abierto para escuchar su instrucción y estar dispuestos para hacer lo que Él nos manda, aún cuando todo este en contra. Hace un mes diagnosticaron a mi hijo con hipotiroidismo por lo que lo medicarón por dos años, cuando llegue a mi casa me puse hablar con El Señor y el me dijo: permiteme glorificarme, no te inclines ante una pastilla, le pregunte que debia hacer y me contesto solo ayuna y empezamos a declarar el salmo 139:16 al tercer día del ayuno, escuche su voz diciendome dame gracias, yo sabia dentro de mi ser que estaba hecho. A los 8 días le volví hacer el examen y salió perfecto.
    Toda gloria y toda honra es solo para Él.
    Gracias por este hermoso Testimonio, me edifica en gran manera cada tema que suben al blog, comparto este testimonio porque en medio de la decisión que debia tomar si darle la medicina o no a mi hijo, recordaba las palabras que Marcos Brunet decia que apenas nos sentimos mal, corremos a tomar medicamentos sin primero preguntarle al Señor y sin recordar que Jesús ya pagó el precio. Gracias de verdad son una gran bendición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *